Vacunaciones en gatos

 

 

Las vacunas son administradas para establecer medidas preventivas en cachorros y animales adultos frente a determinadas enfermedades infecciosas.

Las vacunas estimulan el sistema defensivo o inmunitario frente a una invasión por un microorganismo (virus o bacteria) causante de una enfermedad concreta. Cuando la vacuna es introducida por inyección u otro medio, el sistema inmunitario actúa aumentando la respuesta protectora. Si el gato se expone posteriormente al microorganismo, el sistema inmunitario está preparado y previene la infección o reduce la gravedad de la enfermedad.

¿A qué edad debe vacunarse un gato?
Los animales, como las personas, son más sensibles a los virus y bacterias durante los primeros meses de vida. Los gatos recién nacidos generalmente reciben protección por medio de los anticuerpos de la primera leche o calostro de la madre que es ingerido durante las horas iniciales después del nacimiento. Por ello, la madre debe ser vacunada antes de la fecha prevista del parto para asegurar que los animales lactantes reciben una protección adecuada (fotografía 1).
Para mantener y reforzar la resistencia a enfermedades después de que los anticuerpos del calostro han disminuido, una serie de vacunas deben ser administradas a gatos jóvenes desde aproximadamente las 8-10 semanas a los 6 meses de edad, a intervalos de 2-6 semanas para una protección completa (fotografía 2).

¿Necesita un gato adulto ser vacunado cada año?
Depende del tipo de vacuna. Existen vacunas que pueden dar protección durante un período de tiempo superior a un año, incluso hasta 3 años (fotografía 3). Esto es el caso de la vacuna frente a la rabia, en la cual después de las dos primeras dosis vacunales la revacunación trianual es suficiente.
Otros tipos de vacunas se están actualmente estudiando en este aspecto y hasta que los resultados sean concluyentes se aconseja la vacunación anual.

¿Necesita un gato todas las vacunas disponibles en el mercado?
No. La elección de que vacunas deberá recibir su mascota dependerá de diversos factores como son:
- El riesgo de un gato de haberse expuesto o exponerse a los microorganismos causantes de las enfermedades.
- La edad y estado sanitario de su animal de compañía.
- La desparasitación previa a la vacunación del gato.
- Situaciones estresantes como viajes largos en coches, contacto con animales enfermos, cambios de dieta alimenticia o de hábitos.
- La capacidad protectora de la vacuna.
- Las reacciones postvacunales que su mascota pudo haber padecido, en cuanto a frecuencia y gravedad.

¿Qué vacunas son adecuadas para un gato?
Su veterinario le aconsejará a decidir qué vacunas son las más adecuadas para su perro o gato y en qué circunstancia aplicarlas.
Como orientación, indicar las siguientes: panleucopenia felina, rinotraqueítis felina, calicivirosis felina, clamidiosis, leucemia felina, peritonitis infecciosa felina y rabia.

¿Son peligrosas las vacunas en gatos
Las vacunas son generalmente seguras y rara vez provocan efectos o reacciones secundarias como consecuencia de su aplicación. Desafortunadamente, la vacuna perfecta, libre de cualquier riesgo no existe; no obstante, los riesgos asociados con la vacunación son muchísimo más pequeños que los riesgos relacionados a la no administración de vacunas.

¿Qué reacciones secundarias a la vacunación pueden padecer su gato? y ¿Cómo deberá actuar
Las reacciones o efectos postvacunales se pueden dividir en dos grupos:

REACCIONES MEDIAS
Pueden observarse dentro de las primeras horas o días después de la vacunación, duran pocos días y son de pronóstico favorable, desapareciendo por sí mismas, sin ningún tratamiento. Las más frecuentes son: molestias o inflamación en el lugar de aplicación de la vacuna, fiebre ligera o media, apetito y actividad disminuidos, estornudos durante 4 a 7 días después de la administración de vacunas por vía intranasal.

REACCIONES GRAVES
Ocurren muy raramente y su pronóstico es de reservado a grave. Pueden ser una reacción alérgica local o generalizada desde unos minutos a pocas horas después de la vacunación y, en el caso de los gatos aparición de un tumor llamado sarcoma en el punto de aplicación de la vacuna después de varias semanas y que va aumentando de tamaño durante semanas o meses.

Si piensa que su gato está padeciendo alguna de estas reacciones, especialmente del segundo grupo, contacte o visite urgentemente al veterinario, ya que es la persona más cualificada para aconsejarle si su mascota presenta alguno de estos efectos secundarios y aplicar el tratamiento adecuado

¿Qué calendario de vacunaciones deberá seguir un gato?
Estos calendarios únicamente son una orientación, ya que su veterinario será quien le aconseje sobre la pauta de vacunación específica a establecer a su mascota, ya que es la persona que mejor conoce las circunstancias especiales en las que vive su gato y los factores que influirán en la vacunación, además de realizar una exploración completa de su mascota.

Pautas de vacunación en gatos

PANLEUCOPENIA:
- Primera vacunación: 8-10 semanas de edad.
- Segunda vacunación: 12-16 semanas de edad.
- Revacunación: anual.

RINOTRAQUITIS:
- Primera vacunación: 8-10 semanas de edad.
- Segunda vacunación: 12-16 semanas de edad.
- Revacunación: anual.

CALICIVIRUS:
- Primera vacunación: 8-10 semanas de edad.
- Segunda vacunación: 12-16 semanas de edad.
- Revacunación: anual.

CLAMIDIOSIS:
- Primera vacunación: 8-10 semanas de edad.
- Segunda vacunación: 12-16 semanas de edad.
- Revacunación: anual.

RABIA:
- Primera vacunación: 12 semanas de edad.
- Segunda vacunación: 48 semanas de edad.
- Revacunación: anual, bianual y trianual.

LEUCEMIA:
- Primera vacunación: 9-10 semanas de edad.
- Segunda vacunación: 11-12 semanas de edad.
- Revacunación: anual.

PERITONITIS INFECCIOSA:
- Primera vacunación: 16-17 semanas de edad.
- Segunda vacunación: 19-20 semanas de edad.
- Revacunación: anual.